En innumerables ocasiones se ha encuadrado el rol del terapeuta con prejuicios que resultan lesivos para la visión de la profesión. Han sido cuantiosas las ocasiones en las que personas en distintos contextos han hecho mención de las expectativas que posee de su terapeuta; sin embargo, resuena una pregunta ¿Existe el terapeuta perfecto?

El ser humano, de forma natural se orienta a la búsqueda de la perfección y mantiene una idea utópica de lo que «debe de ser», en este marco traslada dichas exigencias a actividades diarias, características personales, conductas de otras personas, cambios vitales y, por qué no, también lo hace a roles profesionales. Dentro de este planteamiento se suele visualizar al profesional como una persona infalible, orientada a metas, que se encuentra en constante búsqueda de actualización y acierta en todo aquello que se propone, lo cual es absolutamente falso.

Para realizar este análisis, iniciemos con la pregunta: ¿Quién es el profesional? El profesional es un ser humano con conocimiento técnico en una materia específica o citando específicamente a la Real Academia de la Lengua Española un profesional es una persona que ejerce una profesión. Dicho lo anterior, desde su propia definición el profesional no es la profesión, sino una persona. Ante esto, es importante preguntarnos ¿Qué características posee una persona? es un ser vivo con capacidad de aciertos y de fallos. Dado lo anterior, podemos deducir que el profesional al ser persona tiene posibilidad de fallar. Sin embargo, dentro del marco social y personal se desarrollan esquemas cognitivos y preceptos que son fuente de perturbación para el profesional, en psicoterapia

Albert Ellis en su libro El Camino de la Tolerancia, al igual que en varias obras del autor, enumera tres creencias básicas que suelen ser fuente perturbación, las cuales podríamos resumir en el «Yo perfecto», «El otro perfecto» y «la Vida o el Mundo Perfecto», los cuales aplicados al ámbito de la psicoterapia se definirían como «Debo ser un terapeuta infalible», «El consultante debe adaptarse al proceso y participar activamente en él sin fallos» y «La vida debe permitir que el proceso se dé de forma oportuna». Estas tres creencias en un terapeuta pueden ser altos factores de riesgo y relacionarse con emociones como: depresión, ansiedad, enojo, culpa o vergüenza, entre otras. Lo cual conllevaría que el profesional se aleje de sus metas personales y profesionales específicas.

Como seres humanos los terapeutas tendemos a mantener la posibilidad de perturbarnos, pero también de modificar esto mediante esquemas de pensamiento más funcionales y basados en evidencia. Exigirnos la perfección en los distintos ámbitos en un acto errado, en el cual muchas veces podemos vernos inmersos. Sin embargo, es importante fomentar una auténtica aceptación incondicional donde delimitemos nuestras habilidades como aspectos deseables, pero no como fuentes de valía personal. La próxima vez que nos hablen del terapeuta perfecto podríamos concluir que este no existe, sino es una utopía; sin embargo, podemos tomar la elección de actuar de forma ética, responsable y basada en valores en búsqueda de una mejora continua; donde podamos orientarnos a buscar adquirir mejores recursos y habilidades de intervención, lo cual sería deseable.

Los terapeutas no somos perfectos, somos personas con conocimiento en psicoterapia y abordajes específicos. La orientación está en la búsqueda de promover un ejercicio mejorable de forma constante, empleando recursos que demuestren efectividad en la responsabilidad que tenemos con el otro, a quien saldremos en búsqueda de un encuentro con metas específicas que puedan promover el crecimiento personal. Recuerda que  los terapeutas no somos ejemplos de vida, sino vidas que facilitan ejemplos y recursos.

Marckus Rivera

Sucríbete a nuestra red.

Recibe noticias nuestras de forma continua

Thank you for your message. It has been sent.
There was an error trying to send your message. Please try again later.

Continue Reading

Get a personal consultation.

Call us today at (555) 802-1234

Request a Quote

Aliquam dictum amet blandit efficitur.